Translate blog...

A Dios rogando…



… y con el mazo dando. No tengo palabras para describir lo que salió a la luz en Irlanda antes de verano, si no conocéis la noticia os dejo un enlace con las novedades aquí

Reconozco que, como la mayoría de la gente que habita este país, soy católico más por herencia que por práctica, pero es que son tantas y tan raras las historias protagonizadas por la Iglesia (la primera con mayúscula, que se note) y sus ministros que cada día uno alucina más. Que si abusos en niños, mujeres, hombres, gallinas y fauna diversa, bebés emparedados en conventos, guerras a causa de la religión… vamos, una juerga constante.

Toda esa gente que ahora amenaza con excomulgar a los ministros que voten la ley del aborto, herejes dicen que serán, y yo la verdad, de excomulgar a alguno de los ministros de Dios o a algún “dirigente a la fuerza” de algún país que otro yo no he oído nada. Todo menos mirar para adentro. Me da la sensación que son niños consentidos durante demasiado tiempo que patalean porque pierden poco a poco su poder y presencia, presencia que por cierto ahora reclaman para los colegios. ¿Acaso no sabe esta gente que es un estado laico?

Importan almas extranjeras a sus conventos, como quien importa cualquier producto de China, adolescentes de América del sur o África que ven en la “fe” la única posibilidad de salir de la pobreza en la que están inmersos, justo lo mismo que pasaba aquí hace ya unos años; te dan de comer, te enseñan a leer y a escribir, tienes sitio donde dormir… menudo chollo.

Entonces, ¿Qué nos pasa a los seres humanos con la religión? ¿Tan grande es el miedo a nuestra muerte que lo perdonamos todo? Hacemos que la gente recuerde sus errores constantemente, solo para recrearnos en el dolor ajeno, pero en el caso de la Iglesia no hace más que salir porquería de sus entrañas desde hace siglos y ellos aguantando como campeones. En cualquier organización o estamento en el que hubiesen salido a flote todas esas cantidades ingentes de “alegrías” se habrían derrumbado como castillos de naipes, pero ellos ahí, cada día tambaleándose más pero aun ahí. Para flipar, y eso que aun me dejo muchas cosas por comentar.

Pero no todo en la Iglesia es malo, la idea original es buena, todo eso del amor al prójimo, un tío que se sacrifica por todos (el tonto del pueblo creo que le llaman)… pero es que no se modernizan. Amigos que estamos casi en el 2010, en la Iglesia hay gente buena, gente progresista, que tiene ideas y las desarrolla como puede, mejor dicho, como le dejan, gente que no podrá nunca llegar a lo más alto de ese estamento sectario y selecto de los que mandan y hablan todos los días con nuestro Señor. Es como en tu empresa, que eres bueno trabajando, pero si no piensas como ellos quieren y no eres corporativista pues nunca llegas a nada.

Si existes Señor, baja y manda lejos a todos los oscuros de la Iglesia con una patada en sus sacras posaderas y deja a las buenas personas que miren a ver si la sacan adelante, porque como no cambien el chip se quedan con menos socios que un videoclub. Amor al prójimo sí, pero mientras el prójimo sea mayor de edad y dé su consentimiento.

Recordad: Señoras, señores, gracias a Dios hoy tenemos algo de cultura, además, nos gusta guarrear y esas cosas (si tocarse deja de ser pecado igual me apunto)…

Nota: Muchos pensaréis que el tema es un poco fuerte para tratarlo de esta forma, este es el tono de esta bitácora y no se pretende amargar a nadie. De todas formas ya están otros para contar las cosas de forma seria y periodística. Espero que nadie se ofenda.

2 comentarios:

Marlene dijo...

Nonato, para er un huevo, nos has salido un poco rarito.

Ahora la mayoría de la gente de esta sociedad no es ni creyente ni atea, simplemente es agnóstica.

Agnóstica con la religión, agnóstica con la política, con su matrimonio, con sus hijos,...

Me gusta que la gente tenga una postura clara, eso significa que ha pensado en ello, reflexionado y finalmente respondido a esa reflexión.

Hablando de posturas, mmmmm, me pongo burra.

Y es que hay que despertar y ponerse a realizar posturas, en la variedad está el gusto.

Sin más, se despide Marlene.

Nonato dijo...

Lo de raro es mas que cierto Marlene.

A ver, seguro que tu y yo conocemos a muchas parejas jovenes que se casan, seguro, esos ya no se pueden declarar agnosticos, aunque su forma de pensar sea otra, sobre el papel son católicos.

Marlene sea gallo o gallina me pones burro.

Publicar un comentario